Esta obra se compone de una grúa y un peso textual flotante en la parte superior; la circunferencia rebosa de palabras y números cotidianos. Dispuestos de forma aleatoria se combinan precios, oferta de servicios (todos tomados de folletos recogidos en las calles y luego calcados), transcripciones de las indicaciones de medicamentos, guías de uso de una licuadora, recibos de los servicios de agua, frases de libros de caligrafía y fragmentos textuales de la constitución peruana.

Este trabajo representa visualmente la carga de las estructuras lingüísticas, la inmensa materia gramatical que oscila sobre y dentro de nosotros, como un peso invisible que se apoya en nuestras células y que va codificando el sentir, la percepción y la realidad.