Esta obra gira entorno al alfabeto, que se dispone diagonalmente y comparte el espacio con vértebras humanas y bisagras de puertas y cajas.

Esta pieza representa de forma muy directa la capacidad articular del alfabeto. Uno de los primeros códigos alfanuméricos a los que tenemos acceso y que determina la organización del sistema lingüístico.